Pues vaya, que Julio Medem se ha metido a novelista y ha publicado un libro de más de 500 páginas titulado “Aspasia, amante de Atenas”, en la editorial Espasa.

No hemos tenido ocasión de leer el mamotreto, así que vamos a criticar otra cosa: esa pretenciosa especialización de Medem en el universo de la mujer, pero no de cualquier mujer, sino de las que llevan las bragas limpias.

Aspasia de Mileto, que fue amante de Pericles y dicen que de otros más, todos bien posicionados, no sabemos si usaba bragas princesa o bragas consorte, o no usaba bragas siquiera, pero suponemos que no le faltaba agua para lavarse el coñete, teniendo en cuenta su influencia política y su posición social. En aquellos tiempos, y aún ahora, tener agua para lavarse bien el chocho era un lujo. Tememos que Medem haya dejado volar la cabecita loca y represente a Aspasia como una chica muy limpia de cuerpo y picantita en la cama, pero sin pasarse, que a Medem no le gustan guarrindongas.

Aunque Aspasia es un personaje histórico de quien casi todo se ignora, Julito no duda en calificarla de “excelente, apasionada, fascinante y sabia”. Y añade que le resulta “sorprendentemente fácil” relatar “a través de los ojos” de una mujer. Así, la novela está narrada en primera persona por Julia Aspasia Medem.

Lamentando mucho muchísimo muchisísimo no tener el libro a mano, sirvan las películas “Caótica Ana” y “Room in Rome” para hacernos una idea de su no tener ni idea del punto de vista de una mujer. La falta de profundidad dramática, el fusilamierdo de clichés, la tersa seda de la tensa piel de aquellos fotogramas denuncian a un señor que tiene demasiadas malas amigas y ningún amigo, parece.

Porque hay que estar sin amigos para que no venga alguien a decirte: “La cagaste, Julio, hermano, en cuestión de hembras reproduces el gusto estereotipado de la clase media occidental y te chiflan las niñitas monas, sénsilis y supercalifragilísticoinfantiles. No tienes ni puta idea, macho”.

Y esto es lo que pasa, que cuando nadie te dice que has rodado una película lamentable, pues ruedas otra por el estilo… y luego escribes una novela. ¿Y qué va a ser lo próximo, sacar un disco? Ya estoy escuchando la letra: “¿Qué se hicieron las bragas, sus bordados, sus texturas, sus olores? ¿Qué se hicieron las llagas, deliciosas aberturas, las mejores?”

Pero no, no va a tener gracia.

Cuando me lea la novela esta de “Aspasia, amante de Atenas”, del especialista en niñitas bien Julio Medem, seguiremos criticando.

Comments are closed.

"Courage is not the absence of fear at all. Courage is the intellectual master of fear by understanding." JULIAN ASSANGE