Al cofundador de la ONG Invisible Children, Jason Russell, lo han detenido por salir desnudo a las calles de San Diego. Según la Policía, mostraba “varios grados de desnudez”, lo que no se entiende muy bien. La desnudez no parece que pueda mostrarse en varios grados a la vez. En cualquier caso, las imágenes capturadas muestran a Jason Russell desnudo en un grado absoluto.

Russell se hizo famoso por su video-campaña KONY 2012, vista por más de 80 millones de internautas en Youtube.

Su historia, sin embargo, recuerda un poco al cuento “El traje nuevo del emperador”, de Hans Christian Andersen. Ya saben: un emperador muy presumido es engañado por unos buscavidas que le hacen un traje de tela invisible. Unos por otros, en la Corte siguen el juego y el Emperador desfila orgulloso por las calles, hasta que un niño grita: “¡Pero si va desnudo!” y se rompe el hechizo, el espejismo, el bluf, quedando cada cual en su lugar y en su ridículo.

Jason Russell, de tanto tratar con lo invisible, terminó por creerse que iba vestido y hasta acorazado. Desnudó su vida familiar en un video inmundo para denunciar a un no menos inmundo secuestrador de niños ugandeses, un tipo llamado Joseph Kony. En el video nos explicaba el tema como si fuésemos niños rubitos con alma de negritos rescatables, en una especie de helado de vainilla con chocolate que esperaba hacernos tragar y pagar a base de donaciones a su ONG.

Esta ONG, Invisible Children, tiene sospechosas invisibilidades, además de las ropas de su cofundador, pero vamos a dejarlo. Lo que resulta claramente visible en ellos es la intención de utilizar a los internautas como medio de presión a favor de una intervención militar en Uganda, o muy por ahí. La conocida receta de vamos a invadir un país para detener a un señor.

En su cuento infantil, Jason Russell jugó a ser el sastre buscavidas y el emperador al mismo tiempo, pero, como no iba a comprar su propia mercancía, nos quiso vender el traje invisible a los niños de Internet. Y eso ya es pasarse.

Ahora dicen su esposa y su ONG (y toda esposa es también, en cierto modo, una ONG doméstica que nos aguanta toda la vida a cambio de que la dejemos follar de vez en cuando con el butanero) que la presión, la desnutrición, la deshidratación y no sé sabe qué otras ugandas interiores le han pasado factura al bueno de Jason.

Nosotros creemos que el tipo se convenció de que no le veríamos la egomanía porque iba muy bien vestido de altruista. Pero Jason Russell acabó saliendo a la calle en bolas, desnudo de intenciones y vestido de sí mismo, como el pelanas sediento, hambriento y calenturiento de no sé sabe qué sandiegos misioneros.

Tagged with:
 

Comments are closed.

"Courage is not the absence of fear at all. Courage is the intellectual master of fear by understanding." JULIAN ASSANGE